Entrevista

Hay un halo de misterio y atracción en la vida y obra de Isidro Castro. Quizás una vez más todo se resuma en saber entender e interiorizar todo lo que uno ama y todo lo que uno siente.

Isidro es un privilegiado por vivir inmerso en un entorno de naturaleza idílico: entre tierras de fuego rodeadas por el gran océano y cubierto en las noches de profundos cielos enjoyados de estrellas. Así contempla él su vida; e inevitablemente, de todo esto surge la inspiración y el impulso que proyecta inapelablemente en su obra, recogiendo en ella toda la sensibilidad, su visión y todo el sentimiento artístico que buenamente procesa e interioriza, una obra materializada a través de la pintura y la música, las dos formas de expresión con las que más y mejor transmite su mensaje y con las que quiere llegar a los demás.

Aquí, en músicas a lo lejos nos deja gran parte de todo su trabajo para que  podamos disfrutarlo y entenderlo. Pero no podíamos pasar por alto la oportunidad de saber algo más sobre este polifacético artista; y para la ocasión, nos brinda una entrevista en la que podremos descubrir más sobre su entorno, acerca de su vida y por supuesto de su obra. Desde aquí también aprovechamos para agradecerle su aportación y colaboración para con el proyecto que nos une.




Músicas a lo lejos: ¿Cómo descubres la música y de qué forma desarrollas tus conocimientos hasta hacerla parte de tu propio lenguaje artístico?

Isidro Castro: Mi periplo musical, dentro del terreno al que fui abducido, comienza con la escucha del trabajo de Tangerine Dream, Phaedra. Antes de eso y aunque resulte extraño, sólo escuchaba funky, soul, jazz... y no tenia ninguna convicción musical, quizás porque aún no había llegado el momento; si bien, estaba más inmerso desarrollando y explorando mi etapa artística en el terreno pictórico hasta la actualidad. La escucha de Phaedra y Rubycon de Tangerine Dream, y posteriormente de otros músicos y grupos: Klaus Schulze, Ashra Temple, o más adelante, Brian Eno, H. Budd, supuso un cambio radical en toda esa percepción tanto pictórica como musical que yo tenia, hasta alcanzar el grado de  llevar ambas por caminos paralelos, llegando así a un nexo común de unión en el que se nutren la una de la otra. Una busca imágenes y la otra música, desarrollando un paisaje común sonoro y plástico en el que la naturaleza, como punto de partida, es la fuente de inspiración global de todo mi proceso artístico.

 No soy un músico profesional, si bien he estado más inmerso dentro del panorama de la música electrónica de los años 70, cítese a Tangerine Dream, Klaus Schulze, Ashra Temple, desde hace más de 25 años, pero en un primer momento como un gran melómano, escudriñando y descubriendo nuevos músicos y grupos hasta la actualidad, continuando más adelante con mi incursión lenta y sosegada en el mundo de la composición y creación musical.

Músicas a lo lejos: ¿Cómo te describirías a ti mismo? ¿Crees que tu propia visión artística influye en ti y en tu personalidad a diario?

Isidro Castro: No me he planteado nunca hacer una descripción sobre mi, al menos que yo recuerde; aunque siempre fui un soñador. Pero mientras espero para hacerla me considero una persona con suerte por tener una serie de cualidades que me identifican y que han hecho lo posible por llegar a esta etapa de mi vida.

No cabe duda de que la visión de cada uno y de su entorno no es la misma, y no influye por igual. En mi caso sí que puedo decir que me influye, y de una manera muy notable, debido también a que mi desarrollo artístico en el terreno de la pintura a potenciado esa visión y que además se ha visto enriquecida por el entorno donde yo desarrollo mi obra, latente y vibrante, y donde tengo una descripción diferente bajo mi particular lente perceptiva del entorno, observando un mundo lleno de detalles que quizás para otros pasan desapercibidos pero que para mí podría suponer un punto de partida para desarrollar cualquier proceso creativo.




Músicas a lo lejos: ¿Hacia dónde crees que evoluciona tu música? ¿Está sujeta a aspectos más técnicos por tratarse de música electrónica o por el contrario la inspiración es la que te dirige?

Isidro Castro:¡Dicen que el arte debe estar en sintonía con su tiempo!

No voy buscando un horizonte final en la línea musical que llevo. Simplemente dejo que mi intuición y mi inspiración guíen a la  parte creativa y haga lo justo para desarrollar mis temas. En mi caso, la evolución que llevo es más bien intemporal y va marcada también por el entorno volcánico que me rodea y que de una forma directa juega un papel muy importante que me abastece de toda suerte de estímulos. No creo que los aspectos técnicos influyan para nada en desarrollar estos tipos de música, así que por ahora seguiré con los mismos planteamientos sin llegar a extremos técnicos que mermen en profundidad la parte creativa, algo que por desgracia hecho en falta en grupos de los llamados legendarios como Tangerine Dream.




Músicas a lo lejos: Hay una clara influencia de la escuela alemana en tu música, ¿cómo recuerdas tus comienzos y en qué medida te ves influenciado por la música electrónica de los 70?

Isidro Castro: Mi comienzo fue muy experimental, familiarizándome con toda serie de ondas, algoritmos y cintas, que era toda una novedad para mí. Era la época de los Yamaha Dx21 y el  Dx7. La llegada de nuevos sistemas de grabación y composición como el sistema midi fue un gran avance y una gran ventaja para muchos.

Evidentemente la Berlin school ha marcado las bases durante muchos años a un amplio abanico de músicos y grupos que surgieron bajo su influencia y que en la actualidad siguen apareciendo, aportándonos aquellos característicos sonidos de mellotrones y secuencias con una gran frescura. No cabe duda de que fue un gran aporte para todos los que creamos música  electrónica y yo fui uno de ellos. Desafortunadamente, de aquella semilla electrónica berlinesa queda poco, por que lo que hace Tangerine Dream actualmente, y es una opinión personal, es triste.

En mi caso no solo he bebido de la fuente berlinesa. También desarrollé un interés creciente por la escuela americana de la costa oeste siendo quizás Steve Roach el máximo exponente, sin dejar de nombrar a Robert Rich, pero esto está a una altura muy considerable. Aunque por mi temprana melomanía en música electrónica creo que me siento influenciado por un numeroso surtido de músicos y grupos tanto europeos como americanos, siendo la escuela alemana el principal aporte de influencia.





Músicas a lo lejos: ¿De qué forma quieres llegar al público y cuál es el sentimiento que pretendes transmitir con tu música?

Isidro Castro: No busco una gran audiencia de público. Es bien sabido que estos tipos de músicas son minoritarios y que dentro de este grupo hay un público más selecto. Así que no voy buscando un prototipo especial de personas adecuadas a mi música, más bien dejo que la música llegue a todos y fluya a través de sus sentidos y se manifieste en sus emociones, la descripción casi palpable de las composiciones transcritas y capturadas desde los lugares a los que hago referencia y desde los cuales a surgido la inspiración.




Músicas a lo lejos: ¿Por qué decides ofrecer tu música de forma gratuita? ¿Tiene algo que ver con el panorama actual que ofrece la industria musical? Al respecto, ¿qué opinas del momento que vivimos?

Isidro Castro: Más allá de la palabra gratuidad está la razón de compartir, y en este sentido es con el que me encuentro más cómodo. En alguna otra ocasión he comentado que no me considero un músico profesional y que no vivo de ella. No así en cambio con la labor artístico-plástica que desarrollo de forma paralela con la música. No tiene nada que ver con el panorama actual. De sobra conocido aquí en España es el papel que ha jugado la SGAE, y de cuyo momento es, junto a otra serie de elementos a los que prefiero no referirme en sus nefastas actuaciones, la coautora del que considero mal panorama de la música en éste país; al menos en un amplio sector de estilos. Y no veo de momento  una salida del túnel a corto plazo, a pesar de que algunos crean que sí. La caja de Pandora se ha abierto y ya hemos visto lo que había dentro. Todo esto trae consigo algo positivo y es que obliga a los músicos a ingeniárselas y salir a la calle en conciertos, festivales etc. por barrios y provincias, y que además, gracias internet se ha potenciado esa labor.

En el aspecto musical intento complementar la tarea de expandir mis conocimientos a través de una paleta de sonidos creando un nexo entre ambas disciplinas y en éste sentido una extensión más en mi culminación artística que engloba otras áreas plásticas.




Músicas a lo lejos: ¿Te preocupa la tímbrica? ¿La tratas de forma aleatoria o por el contrario programas a conciencia tus sintetizadores?

Isidro Castro: No suelo programar los sintes a no ser que lo considere necesario. Lo que intento en cada sonido es crear una especie de ADN musical en el que cada nota sea como una firma personal reconocible. Creo que todo músico, profesional o no, como es mi caso, basa su creación en una tímbrica personal que muy posiblemente la vaya depurando con el tiempo, pero que aún así va a seguir siendo su sello de  identidad que va a caracterizar su sonido y su música.




Músicas a lo lejos: ¿Sigues alguna técnica en especial cuando trabajas en la composición de tus temas? ¿Improvisas al completo? ¿Sobre bases y estructuras definidas? ¿Partes de un motivo y lo desarrollas sin un fin concreto que vas perfeccionando?

Isidro Castro: No tengo unos cánones específicos a la hora de componer. En ocasiones parto de una idea-concepto relacionada con la temática pictórica y paisajística en la que me muevo y que voy desarrollando a medida que avanzo en el tema. En otros casos parto de una improvisación, de una melodía, un loops o una secuencia que paulatinamente voy conformando y manipulando a la vez que enriqueciendo con elementos de texturas con el fin de ir dándole la atmósfera que quiero conseguir para alcanzar el objetivo determinado. Es como si mi mente estuviera volcada en un proceso de investigación-meditación-trance, abocetando cada fragmento de la composición y dictándome en cada instante las pautas por dónde debo transitar, quitando y poniendo donde sea necesario, para lograr el objetivo final y que, sobre todo, la intuición es capaz de configurar.




Músicas a lo lejos: ¿Crees que la tecnología supone en ocasiones una limitación en la expresión artística? ¿O sientes que es necesaria para el tipo de mensaje que quieres transmitir? ¿Crees que podrías recurrir a otro tipo de medios para hacer música?

Isidro Castro: Yo no creo que la tecnología influya de forma negativa en la creatividad, puesto que ésta no desarrolla su proceso por la carencia o no de equipamiento tecnológico. Todo depende de lo que se quiera transmitir. El minimalismo es una línea que llevo años conociendo y que estoy aplicando en algunos proyectos. Me viene a  la mente la imagen de los antiguos aborígenes australinos, que con un simple tubo de bambú y dos piedras alcanzaban cotas tan altas de sabiduría y creatividad que cualquier grupo de hoy en día, y que además de utilizarlo como instrumento para generar su música y alcanzar sus trances personales, lo aprovechaban como herramienta de trabajo para localizar agua en el subsuelo; todo un avance de técnica y destreza para su época. Añadiendo este comentario recuerdo también la  música de Pascal Comelade, un músico francés que utilizaba exclusivamente instrumentos de juguete: trompetas, guitarras, pianos, batería, saxos, etc. manipulándolos y consiguiendo un estilo muy personal en su particular percepción del entorno de la  música de vanguardia: todo un alarde de ingenio e innovación.

En el mundo de las artes visuales o videoarte, se aplica esa tecnología  como herramienta de trabajo para alcanzar nuevas cotas en creatividad. Y así en otras muchas facetas de las artes e incluso escénicas.

En el terreno musical, y más abordando estos tipos de músicas electrónicas y vanguardias, el uso de esta innovación en todo caso no supone una limitación a la hora de componer, en tanto en cuanto no se mermen los niveles que equilibran y mantienen despierta la creatividad por el aporte instrumental inagotable de ultima generación que puede menguar aún más si cabe esa carencia imaginativa; algo que me ha decepcionado de los llamados grupos legendarios.

Otra variante en estas músicas es la conjunción de elementos acústicos con electrónicos, generando un gran aporte en armonía y riqueza musical, algo del que el señor Robert Rich es gran maestro y conocedor.

En mi caso me siento mucho más cómodo con la utilización de la electrónica porque creo que es la mejor vía, aparte de aportarme un sin fin de posibilidades en todo tipo de sonidos, ondas, etc. para transmitir la fuerza telúrica y vibrante del ambiente volcánico y desértico, en ocasiones en que se desenvuelve mi obra plástica y que trato de transmitir de una forma muy personal y humilde.




Músicas a lo lejos: Hablas de una analogía entre los colores en tu pintura y la tímbrica de tu música ¿Dónde termina una y empieza la otra? ¿Se alimentan o son tus dos mundos paralelos?

Isidro Castro: Como ya he comentado en otro apartado, la analogía entre ambos procesos creativos, unido al paisaje, es la base fundamental en mi música. Y creo que no concibo la una sin la otra.

Son referencias paralelas por las que transito, guiadas por un entorno muy peculiar que me abastece toda la energía inagotable para elaborar y transmitir esa plasticidad y acústica que brota a mi alrededor.




Músicas a lo lejos: Eres natural de la isla de Tenerife, ¿Cómo influyen estos paisajes en tu estado diario? ¿Vives apartado de ellos o han formado siempre parte de tu vida recurriendo a ellos de continuo?

Isidro Castro: En primer lugar, decir que no soy natural de Tenerife, soy de La Palma pero crecido en Tenerife. Y en cuanto a la influencia de estos paisajes en mi estado diario es algo que siempre he llevado dentro de mi y a lo que llevo haciendo alusión a lo largo de la entrevista.

Las siete islas unidas por este océano conllevan cierto aislamiento con el resto de Europa, pero a la vez proporcionan un acercamiento entre ellas por su proximidad y eso me facilita un desplazamiento corto y rápido en cualquier momento. Y tratándose de islas del archipiélago macaronésico y dado que su origen es volcánico, el paisaje y la diversidad de cada una es diferente a la otra, formando una entramada riqueza natural entre ellas. Desde Lanzarote a La Palma, el paisaje cobra nuevas perspectivas para mí, y esto es algo de lo que yo me nutro, potenciando y enriqueciendo la elaboración de mi obra. Y ya no sólo en lo referente al paisaje volcánico sino también a la parte más celestial; a éste espacio de cielo que nos cubre, afortunadamente protegido por normas internacionales en el caso de La Palma, y que me permite disfrutar, incluso a simple vista de una observación nocturna limpia y espectacular. Además alberga una de las baterías de telescopios más importantes del mundo para la observación astronómica, algo de lo que soy gran amante. De ahí surge la idea y la elaboración del proyecto Deep Skies como parte de ese vínculo que he creado entorno a la astrofísica.




Músicas a lo lejos: Este estilo de música induce al oyente a un estado concreto ¿En qué medida te beneficias de tu música? ¿Te apoyas en ella para crearte tus propios estímulos?

Isidro Castro: En mayor o en menor medida me supone un gran aporte emocional. Y no sólo mi música, sino la de otros autores que en determinados momentos escucho. No cabe duda de que estos tipos de música y más concretamente otras dedicadas a tales menesteres como la meditación, la relajación o el yoga, o las conocidas tibetans singsing bowls y frecuencias de ondas alpha, ofrecen estímulos concretos que ayudan a los estados de la consciencia y al desarrollo y fortalecimiento personal y espiritual de la persona. Sabio conocedor y compositor de estos efectos terapéuticos con una larga trayectoria es Georg Deuter, por citar a uno de los más representativos, aunque Steven Halpern esta por ahí también. En  esta línea la variante es muy extensa. Incluso Robert Rich en sus primeros trabajos se introdujo en el mundo del subconsciente colectivo en sus conciertos para la mente y el sueño.

Pero para no alejarme demasiado del contexto, en mi caso es un elemento más donde desarrollo mis inquietudes artísticas, estimulando esa parte creativa que hace posible la realización de mis trabajos.




Músicas a lo lejos: A lo largo de estos cuatro años has logrado mantener una continuidad en tus trabajos, desde Landscapes Visións en 2007 a Deep Skyes en 2011, han visto la luz tres títulos, ampliados alguno de ellos en volúmenes, ¿Cómo describirías esta etapa? ¿Y qué guardas de cada uno de tus trabajos?

Isidro Castro: En todo este tiempo transcurrido desde mi primer proyecto he comprendido que la dedicación de hacer música ha sido fundamental y una necesidad más que se justificaba  por mi creación artística y en mi desarrollo personal y por que no espiritual y energético. Recuerdo que no fue un comienzo fácil  debido a la falta de medios pero si una etapa muy creativa tanto en innovación como en composición.

En líneas generales cada proyecto fue diferente, pero en el caso de la serie Flightpath, con un carácter lineal, cuya idea está basada y construida en torno a esos grandes héroes que marcaron los principios básicos de la aviación actual, existe una progresión en el desarrollo de algunos temas para generar una continuidad en futuras grabaciones.

De todo ello guardo una gran satisfacción por el arduo esfuerzo desempeñado, dado que además carecía de los academicismos y tecnicismos necesarios para la realización de estos proyectos y que aún así ha merecido la pena por toda la ilusión puesta en cada uno de los temas.




Músicas a lo lejos: ¿Qué le pides a los próximos años?

Isidro Castro: Prefiero continuar el día a día sin pensar demasiado en el futuro. Probablemente en el aspecto musical seguiré los mismos planteamientos y la misma línea de los trabajos anteriores, sin desmarcarme demasiado, aunque es algo imprevisible. Tengo abocetados proyectos en los que hago algunas incursiones dentro de un espacio más minimalista y más meditativo. Pero no voy a aventurarme adentrándome en decisiones arriesgadas. Creo que las pautas las marca el día a día y la sucesión de éstos, que junto a la intuición, hará que esto se fortalezca cobrando, si cabe, una nueva dimensión en mi futuro.




[Enero, 2012]




¿QUIENES SOMOS?    MAPA    INICIO    PODCAST    AVISO LEGAL    CONDICIONES DE USO    CONTACTO