Entrevista

Fernan Birdy es un artista que lleva con nosotros 25 años mostrándonos su interior. A lo largo de estos años Birdy ha sentido la necesidad de recrearse en otras disciplinas como la pintura y la fotografía, pero es sin duda la música, la faceta que más años ha ocupado en su vida. Con ella ha volado y nos ha hecho volar a todos.

Fernan Birdy es un artista libre y por encima de todas las cosas, espiritual; nos habla de un universo incomprensible y caprichoso, del ser humano y sus sentimientos, de la naturaleza y de las incógnitas de nuestra existencia.

Después de conocerlo y compartir inquietudes durante todos estos años, Birdy siempre se ha mostrado ante todo como lo que es: instintivo, sencillo y profundo; pero con una dimensión que paradójicamente lo desdobla de su naturaleza como ser humano y lo acerca a todo aquello que mantiene un motivo existencial, animando o inanimado, aceptándolo todo como una aportación mas a la gran sinfonía de la vida.

El quiere observarlo todo con la mirada de un pájaro, desde lo más alto; por eso siempre nos hemos permitido bromear sobre lo que fue en su otra vida. Algo que quizás nos desvele en esta entrevista concedida en exclusividad para Músicas a lo lejos.




Músicas a lo lejos: Háblanos de esa espiritualidad para con todas las cosas que impregna tu obra.

Fernan Birdy: Para mí, la espiritualidad lo es todo y le da sentido a mi vida y obra.

La espiritualidad es emoción, es la conciencia, el amor, la paz, la felicidad, el valor, el propósito, la ética, el bien y el mal, el libre albedrío, las concepciones de Dios, el alma y el más allá. Es otra forma de conocimiento, es lo absoluto que le da sentido a todo.

La música me ha demostrado que existe "el más allá", algo que escapa a la razón y a la comprensión, y precisamente no es la lengua de los teólogos, sino la de los músicos, la que esta mas próxima a Dios (en el sentido más amplio de la palabra, no en un sentido religioso).

Creo que el ser humano tiene que volver a mirar hacia arriba. El asunto de la espiritualidad es cósmico: un dios o un concepto de Absoluto que está en el mundo, no fuera del mundo, y es más que la suma de sus partes; esto me inspira a la hora de crear música, pintura,  fotografía, escultura, etc. Estoy convencido de que las artes tienen una importancia vital para el futuro de la humanidad. 

La vía espiritual actualmente tiene mucho sentido y fuerza. Vivimos en un mundo acelerado, saturado y apartado de la naturaleza; disponemos de tantos bienes y artículos de consumo que al final no sabemos qué sentido tienen. Vivir sólo para consumir es un horror; por eso la gran crisis de Occidente; el mercado nos prometió todo, la tecnología nos prometió todo, pero la gran mayoría se siente vacía y abandonada a una soledad cósmica.

Sí, porque nos prometieron un mundo de materia y la materia no es más que energía condensada; lo único que existe es energía condensada, vibrando y danzando.

Quizás el don o la gracia que pueda tener un creador es poder ver, percibir o escuchar esas energías, ondas o vibraciones con la máxima claridad  posible para después plasmarlo y expresarlo en su obra, a través de mucha imaginación, pasión y trabajo.

Seguir ciertas prácticas a lo largo de mi vida me han hecho más receptivo y sensible al mundo espiritual, potenciando mi creatividad y facilitándome la conexión con muchas personas a través de la música, que la considero la mas sublime y especial de todas las artes.

No puedo viajar o volar como un pájaro a todos los rincones de este inmenso, misterioso y maravilloso universo, pero a través de la vía espiritual puedo hacer un viaje hacia mi interior; y si me conozco a mí, conozco al universo y a Dios, o a un concepto de Absoluto que le da sentido mi vida.

(Si alguien tiene interés en conocer estas practicas espirituales que he mencionado, se las proporcionare encantado por mail; es un pequeño texto de una hoja).




Músicas a lo lejos: Has abordado distintos proyectos a lo largo de tu carrera musical. Háblanos de tu trayectoria a lo largo de estos años.

Fernan Birdy: Todo comenzó cuando escuche el sonido que surgió de un oscilador que construí en un sencillo ejercicio de prácticas de electrónica en mi época de estudiante. A este circuito le siguieron otros relacionados con la generación de sonidos electrónicos, filtros, generadores de ruido, efectos de sonidos de pájaros, grillos, etc. Hasta me construí mi primer sintetizador serio que accionaba yo mismo, con contactos de hilo de cobre en vez de teclas. Recuerdo que convencí a mi vecina para que se apuntara al círculo de lectores y así recibir de regalo un órgano Casio con el que comencé a componer mis primeras canciones. Aún conservo cassettes de aquella época, allá por 1.980.

Quedé profundamente cautivado por la tecnología y comencé a familiarizarme con los avances electrónicos aplicados en el campo de la música. Recuerdo que visitaba a menudo una tienda de instrumentos electrónicos cerca del instituto. Allí retorcí los primeros potenciómetros de un Juno 60, o aluciné con el imponente sonido del Juno 106, SH101, Poly 800

En cuanto a la chispa eléctrica que encendió mi amor por la música, recuerdo que allá por 1.974 me colaba en el taller de electrónica de mi vecino y escuchaba emocionado vinilos como Albedo 0.39 de VangelisOxygeneEquinoxe de J. M. Jarre, Heroes y Low de David Bowie con Brian Eno, y otros vinilos de música psicodélica como: The dark side of the moon de Pink Floyd y One, un grupo muy raro en el que curiosamente participaba uno de mis compositores favoritos. Como contraste, en casa y junto a mis padres escuchaba a Nino Bravo y otras cosas curiosas que abarcaban estilos muy diferentes.

También pude asistir a muchos conciertos interesantes de Bowie, Bauhaus, The Stranglers, Residents, La Mode, Glamour, Derribos Arias, Aviador Dro, Almodovar & MacNamara, Soft Cell, Depeche Mode...

Mis tres primeros trabajos inéditos, grabados entre 1.980 y 1.984, son: AD 202, PrimitiveEl aura de Kirlian.

Después, entre 1.984 y 1.987, me junte con cuatro amigos y compañeros de clase de electrónica: Lumi (cantante), Jorge (bateria), Juanvi (bajo) y Toni (guitarra) y formamos un grupo de música experimental y rock sinfónico llamado curiosamente Nirvana, con influencias de Pink Floyd, Chameleons, The Cult y U2. También conservo conciertos en vivo y jam sessions. Llegamos a grabar una maqueta en un imponente estudio de valencia.

Ya en 1.990 firmé mi primer contrato discográfico con The Bioinformation Study, editorial de música New Age Neurológical que se interesa  por mi trabajo y con la que publico mis primeras obras (las dos primeras, Sensual Fantasy y Magical Melodies bajo el seudonimo de Mike Douglas). Luego llegarían Message of profound peace, The wisdom of healt, The power of mind, The glory of spirit, The joy of living, Music for lovers, Music for space y The best of Fernan Birdy, todos ellos ya firmados con seudónimo Fernan Birdy ). El último álbum que edité con esta editorial fue Music for Taichi, con seudónimo Wang Chuang.

Durante once años trabajé y experimenté con técnicas aplicadas a la música terapéutica: ondas alfa, beta y otras frecuencias, mensajes subliminales...

También surgieron diversos proyectos y grupos musicales como: Orions eye, Collage, Cosmos, Black market, Handicaps y el más importante y el que mejores recuerdos me trae: Deus me Dixit, en el que nos reuníamos para grabar improvisaciones electrónicas, y que tuve que abandonar debido a mis obligaciones editoriales, dada la evolución que el grupo estaba teniendo, para convertirse, tras mi marcha, en una banda de rock industrial. Después de aquello, y junto a otro miembro fundador (Mavi Ferrod) nos reagrupamos en un proyecto llamado Reevolución. Es el único grupo que ha perdurado en el tiempo y que continúa hasta la actualidad. Realmente ahora es un dúo con una filosofía de trabajo que es la que mejor encaja con mi forma de componer: nos juntamos Mavi Ferrod y yo, generalmente en mi estudio, conectamos los sintetizadores y demás cacharros y comenzamos a tocar teclas, botones, retorcemos potenciómetros y editamos sonidos, efectos... todo esto lo grabamos y después trabajamos, producimos y editamos en CD los resultados. Es música en crudo. Ahora mismo estamos trabajando en nuestro quinto álbum.

En 2.004 monté junto a otros dos socios mi propia editorial Ediciones Vía Directa s.l. que además de música se dedica a la publicación de libros, aunque ese asunto lo llevan los otros socios; yo me dedico exclusivamente a la composición y edición de música new age, relax, chillout y ambient.

De 2.004 a 2.011 llevo editadas las siguientes obras: Feel joy, The messaje of the ocean, Taste of nature, Meditation, The sound of the sea, Reiki, For eliminating stress, Relaxing sensations, The sounds of the nature, Chill out 1 y Astral projection.

Durante 2.011 he firmado mi primer contrato para vender música a través de internet, utilizando, por exigencia de la editorial Beatlabel.com diferentes seudónimos para diferentes estilos de música: ambient, chillout, new age, techno, house, deep...  A los dos meses de estar mi música colgada en la red contactó conmigo la editorial Squadmusic,  interesada en publicar algunas de estas canciones y con la que firme un contrato para sacar un CD que acaba de salir al mercado y que se puede encontrar en grandes comercios de España, Francia y Alemania.

En la actualidad estoy trabajando y publicando mis últimas obras en el marco del colectivo Músicas a lo lejos: un espacio cultural con el que publico videos y álbumes como Space Music, Human 2.0 y Abstraction, y pronto verán la luz nuevos trabajos en los que estoy ahora mismo involucrado: Voices from the horizon, Zona lunar, y mi trabajo más electro-espiritual: Beings of Light. El contacto con los autores y creadores involucrados en este proyecto me ha servido de gran inspiración y espero que estas obras estén a la altura de toda la línea editorial. Para mí, la música es como viajar, y los viajes saben mejor si son en buena compañía. Espero verme en el futuro vinculado a estos compañeros de viaje.




Músicas a lo lejos: ¿Sientes que has evolucionado en tu estilo musical o crees que las exigencias del mercado te han desviado de tus proyectos más personales?

Fernan Birdy: Sí; siempre estoy  evolucionando, siempre aprendo y experimento cosas nuevas. Además, pienso que el estilo es algo que se tiene, da igual si haces tecno, rock, new age, ambient... A lo largo de los años he compuesto música de estilos muy variados, pero siempre se aprecia tu toque personal.

El estilo tiene que ver con la manera de hacer música, la forma de tocar un instrumento, el carácter de los sonidos que utilizas, cómo se funden en la mezcla y tu alma musical o relación y feeling con el tiempo y los silencios. También pienso que es importante no perderse en la inmensidad de sonidos que se pueden generar con un sintetizador; ya sabemos que con este instrumento no tenemos límites en cuanto a la creación de sonidos.

Aunque las exigencias del mercado me han zarandeado un poco, siempre intento ser fiel a mi estilo.




Músicas a lo lejos: ¿Con qué estilo de música te sientes más identificado?

Fernan Birdy: Pues me gusta la energía del rock y del dance, la elegancia del pop, la curiosidad que despierta en mi y el misterio de la música experimental; me fascina y atrapa la psicodelia, las sensaciones que me transmite la música étnica, el positivismo del reggae, el poder magnético e hipnótico de los mantras, la sagrada arquitectura de la música clásica, el sentimiento desgarrador del blues o el soul, la espiritualidad y sencillez de la música new age, la conexión con la naturaleza y calma de la música relax… y por ultimo, y respondo a la pregunta, la que reúne un poco de todas las anteriores, con la que me siento más identificado y la que me resulta más liberadora es la música cósmica, planeadora o ambient.




Músicas a lo lejos: ¿Es posible que el sentimiento que despertó en ti el trabajo de otros te haya hecho elegir la música como tu principal forma de expresión artística?

Fernan Birdy: No. Fue como os he contado antes, cuado escuché el sonido de ese oscilador y otros circuitos electrónicos, cuando sin darme cuenta quedé atrapado y fascinado por la música; en esos primeros instantes ya estaba haciendo música (o ruidos según mi familia y vecinos). También he de decir que yo siempre he sido una persona muy curiosa  y siempre me han atraído los grandes misterios: la luz, la forma, el movimiento y, sobretodo, el sonido y la música. Me fascinan todas las emociones, recuerdos, sensaciones... en fin, todo lo que es capaz de remover en un ser humano, la pintura, la fotografía y el cine, a través de la Luz.  La danza, la arquitectura, y la escultura a través de la Forma y el Movimiento; y la más enigmática, y que creo que tiene un mayor efecto sobre nosotros La música, a través del Sonido.  




Músicas a lo lejos: Has logrado vivir de la música, incluso que tus oyentes sean fieles seguidores tuyos. ¿Cuáles crees que han sido las claves?

Fernan Birdy: La pasión, la constancia y… ¿un poco de suerte?

Durante los doce primeros años, tuve que combinar los estudios y el trabajo con la música, hasta que en 1992 edite mi primera obra, firmando mi primer contrato discográfico y percibiendo los primeros cheques por componer música. En ese mismo instante decidí dejar mi acomodado trabajo de comercial de instrumentos electrónicos en el Corte Inglés para dedicarme íntegramente a la música.

También, entre 1998 y 2004, tuve que dedicarme a otros trabajos de técnico de sonido, diseñador grafico, y comercial de biomúsica, que posteriormente me sirvieron de experiencia para poder fundar años más tarde mi propia editorial.

Fueron unos años de confusión, mentiras, impagos por parte de la editorial para la que trabajaba (Estudio de Bioinformación) que consiguieron desanimarme y frustrarme en gran medida. Me aparté de la música por un tiempo, pero otra vez fue mi atracción por la luz a través de la pintura y la fotografía la que me despertó de ese bloqueo u oscuridad en la que me vi envuelto. Nuevamente comencé a estudiar, practicar y viajar a grandes museos de Europa para observar y aprender sobre la pintura, a la cual le estoy muy agradecido y me gustaría dedicarle más tiempo. Algunas de mis pinturas pueden verse en mi web personal www.fernanbirdy.com.

Puede apreciarse una mixtura de pruebas, pinturas y dibujos de diferentes estilos, técnicas y motivos. El proceso de aprendizaje ha sido el mismo que con la música durante sus primeras fases. Me explico, como todo conocimiento o habilidad en la vida, las bellas artes se aprenden como tradición familiar, en la escuela y sus maestros, o de manera autodidacta: observando, documentándote, a base de prueba y error.

Pero de momento, aunque he llamado la atención de algún que otro galerista serio, con el que he hecho alguna exposición y también he ganado un premio, compartido con mis otros compañeros de pintura,  por un cartel realizado para la Generalitat Valenciana, no me planteo intentar vivir o lucrarme ni con esta ni con ninguna otra de mis pasiones. Lo que sí  me siento es más preparado para expresarme y pintar con más libertad; y ahora que estoy más instruido en su técnica, seguro que comenzará a aparecer mi estilo que, dados los indicios, y por ser una de las pinturas más imaginativas y con la que, al pintarla me sumergí en un trance similar al que me sucede con la música, será del estilo de El Santuario.




Músicas a lo lejos: ¿Qué importancia crees que tiene para ti la tecnología musical? ¿Cómo influye en tu música y qué lugar ocupa en el resultado final?

Fernan Birdy: Al principio era una locura, una obsesión; por mis manos pasaron todo tipo de sintes, multiefectos, cajas de ritmos... en fin, dedicaba horas y horas a la edición y programación de sonidos de todo tipo de síntesis. Todo esto formó parte de mi aprendizaje y fue maravilloso. Con el paso del tiempo fui haciéndome más selectivo a la hora de trabajar con un sintetizador; sólo permanecían en mi estudio aquellos que realmente me enamoraban perdidamente y con los cuales disfrutaba tocando: Roland SH 101, Juno 106, JD 800, Korg Trident, Wavestatión, 01/w, Z1, Akai s3000xl, etc. Actualmente sigo trabajando con algunos de ellos.

También he dedicado mucho tiempo a probar sintetizadores virtuales y a la tecnología del software musical. Algunos de ellos como Reactor, Absynth, Moog Modular, me han parecido interesantes en cuanto a sus posibilidades de edición, pero hay algo en este tipo de tecnología y en su sonido que no me hace sentir cómodo; no es un entorno atractivo para mi.

Hoy en día, con un ordenador portátil y la cantidad de sofware de calidad que tenemos a nuestra disposición se pueden abordar trabajos muy interesantes y de calidad. Al final lo que importa es ponerse a hacer sonidos y música para compartir, tocar solo o con amigos;  no importa si lo haces con sintes y cacharros reales o virtuales, si grabas y secuencias con hardware o software, si tu sistema operativo es de apple, ibm o atari. 

Realmente la esencia en la manera de componer música electrónica no ha cambiado mucho. Un avance importante sería que pudieras dirigir instrumentos musicales y manipular o editar datos de un sintetizador a través de tus movimientos y pensamientos, pero esta tecnología todavía no ha llegado. Mientras lo hace, sigamos tocando teclados, retorciendo potenciómetros y deslizando nuestros dedos por atractivos pads y sensores luminiscentes.




Músicas a lo lejos: ¿Qué relevancia adquiere la improvisación en tu música? ¿Utilizas otras técnicas de composición?

Fernan Birdy: La improvisación es fundamental en mi manera de componer: conecto los aparatos, me siento ante el teclado y comienzo a tocar. Pruebo diferentes sonidos, que normalmente y con anterioridad ya he editado para impregnarles mi alma, y rápidamente surgen melodías, que para mi son en esencia la clave, esa sucesión mágica de notas que abren la caja fuerte o desmontan las mascaras y penetran a través de esas corazas que todos construimos a lo largo de la vida; melodías que remueven sentimientos, melodías que transmiten sensaciones y son la llave que nos libera de la cárcel del cuerpo.

A veces es la idea de una melodía o canción la que te ronda en la cabeza y entonces me pongo delante del piano o teclado y la grabo. Si al poco tiempo no surge nada, me dedico a editar sonidos o a investigar otras técnicas creativas.

He probado otras técnicas de composición con programas como metasynth, que convierte, a través de unos complejos algoritmos, las imágenes y colores en sonidos, secuencias y melodías; pero no me han gustado los resultados. Tras probar con diferentes combinaciones de imágenes y pinturas que yo mismo he realizado, la única prueba que resultó interesante surgió al trabajar con la imagen El Santuario. A la mayoría de sonidos y a este tipo de música generada por algoritmos, les faltaba alma, ilusión, interpretación; en definitiva, les faltaba vida.

En cambio, una interacción entre la maquina y yo, sí que me ha resultado atractiva, lo probé por primera vez en 1993, mientras trabajaba en el álbum Space Music. Utilicé un tipo de pads atmosféricos que alternaban los acordes y el sonido de manera aleatoria, a través de una función aleatoria en los LFO. Yo improvisaba y me acoplaba a esos cambios en tiempo real. Es una sensación parecida a como cuando tocas con otro músico en una jam sessión.

El mismo proceso utilicé el año pasado para la grabación del álbum Abstracción. En este caso utilicé un programa de Native Instruments llamado Metaphysical function, pero tampoco me convencen los resultados de este trabajo.

Lo que tengo claro es que cuanto más rápido y directo es el proceso de composición y grabación, más viva y enérgica resulta la música; y para esta forma de trabajar tan visceral se necesita mucha imaginación, inspiración y estar en un estado muy especial de trance. 




Músicas a lo lejos: ¿Cómo describirías tu estado cuando te sumerges en una sesión de improvisación? ¿Creas un ambiente propicio que te sumerja en un estado determinado?

Fernan Birdy: Disfruto de ese estado especial que me atrapa o envuelve cuando me convierto en nady o dicho de una manera mas romántica: ¡en el humilde instrumento tocado por el universo!

Claramente, en mí surge la música en cuanto dejo de pensar qué voy ha hacer y cómo lo voy ha hacer. Es instantáneo; voy a iniciar una sesión y sólo los momentos en los que no soy consciente del  tiempo, el espacio y los pensamientos (llamémosle estado de trance), son en los que verdaderamente he compuesto las melodías o canciones que más me gustan. Sin embargo las canciones en las que he utilizado el método matemático o el de la comprensión y que curiosamente han requerido muchas horas de trabajo, retoque, repetición, edición y grabación (tipo prueba/error), ha dado como resultado una música artificial. Además considero que éste es un método peligroso de trabajar, que destruye mi espíritu creativo y al muchacho curioso y atrevido que habita en mi interior.

Sobre lo de crear un ambiente propicio, pienso que no es importante, aunque no está de más una luz natural como una vela o lámpara de sal, un aroma agradable y un poco de meditación antes de comenzar la sesión. 




Músicas a lo lejos: Hay una fuerte influencia y atracción en ti por el universo y la creación, unida a la espiritualidad del ser humano. Considero que éste es el Leitmotiv de tu obra y así queda claro en tus trabajos Música Espacial y más recientemente, Humanos 2.0 ¿Qué nos puedes ampliar al respecto? Háblanos de aquella etapa que ya quedo bastante atrás en el tiempo.

Fernan Birdy: Durante toda mi vida he sentido una fuerte conexión, atracción y adoración por la naturaleza, la creación y el universo. Son mi fuente de inspiración.

En una gran parte de mi obra, con la que me he ganado el pan y catalogada como relax music, intento echar una mano y aportar algo a las personas que vivimos en las ruidosas y artificiales ciudades; algo que creo que hemos perdido y que considero que es vital y de suma importancia para el ser humano: el contacto con la naturaleza. Simplemente fundiéndome en una comunión hermosa a través de la música, con sus fantásticos sonidos y la majestuosa sinfonía que nos ofrece la naturaleza surge una música con una claro mensaje de paz y armonía, cuyo efecto nos produce una agradable sensación de calma saludable.

Uno de los sonidos de la naturaleza que más me inspira y más energía me transmite es, sin lugar a dudas, el sonido del mar; de hecho en casi todos mis trabajos aparece de manera recurrente, acompañando a mis canciones. Siempre que puedo me escapo para estar junto a él. Es una inmensa suerte vivir cerca de él.

También estoy seguro que las numerosas inmersiones que realizado durante años en las costas de Ibiza han influido sobre mi ser mas profundo. Esas sensaciones de flotar, de estar suspendido en el agua sin sentir el peso de la gravedad; es como estar flotando en el espacio. !Increíble!

Sobre la creación y el universo, ¿quién no se deleita y se postra ante la magnificencia de algo tan grande y sublime? ¿Quién es capaz de levantar la barbilla tan alta como la última estrella de los confines de esta maravilla? Confieso que todos los días doy gracias a este coloso, por estar aquí, compartiendo con él este espacio y este tiempo que es la vida. Para mí, hablar del universo es como hablar de un amigo, de un hermano, de una madre, de un padre que me guía a través de su luz. Ahora que ya he confesado esto ante todo el mundo y además por escrito, queda claro que vendí mi alma al universo el día de mi nacimiento; aunque yo prefiero decir que comparto mi vida con él, como si de un matrimonio o unión eterna se tratara.

También pienso que todo ser humano se plantea en algún momento cuál es el sentido de su vida, quién es, de dónde viene, dónde va, cuál es el origen del universo y de la vida, qué hay más allá de la muerte... Todas estas cuestiones y otras que considero importantes en la vida, efectivamente son el leitmotiv de mi obra, y en trabajos como el que has hecho referencia, el álbum Space Music, de una manera abstracta, caótica y profunda, he mostrado todas estas sensaciones, emociones y el vínculo especial que siento con el universo. Además, éste álbum, al que le tengo un especial cariño, fue creado durante un periodo en el que me aislé en una casita de campo, rodeado de naturaleza y un precioso cielo nocturno que me sirvió de inspiración. Por cierto, fue grabado vía midi con un ordenador Atari.

Más reciente, en mi obra Humanos 2.0, vuelvo ha hacer un guiño sobre los misterios de la muerte, el origen del universo y de la vida, resaltando las cualidades o virtudes que nos hacen más humanos. Siento que este tipo de mensajes universales que la música nos revela son importantes y me gusta compartirlos con todos vosotros.

Creo que la música existe para liberarnos de las angustias demasiado humanas, para revelarnos algunos misterios; entre ellos, uno que considero de vital importancia: el del amor; el amor en lo que tiene de puro, de eterno y de universal. Muchos de mis sonidos no cesan de predicarlo.




Músicas a lo lejos: ¿Cómo resumirías tu música en una imagen?

Fernan Birdy: La imagen sería la de un santuario en cuyo interior se muestra un tapiz repleto de dibujos, secuencias e imágenes que forman una espiral en la que no hay principio ni final. Curiosamente, una parte de mi obra pictórica la he dedicado, consciente o inconscientemente a buscar un reflejo plástico que describa mi trabajo musical. Ahora me viene a la mente también un Icaro, un ser de luz emergiendo de las profundidades de un precioso mar azul, desplegando sus enormes alas y alzando un vuelo que recorre desde todos los rincones del planeta Tierra hasta más allá de la biosfera, surcando las galaxias en busca de dulces sonidos y bellas canciones que cantar a la humanidad; bellas canciones de paz y amor.




Músicas a lo lejos: Has trabajado muchos años buscando la noche, huyendo del bullicio del día ¿Qué resultados obtienes? ¿Te induce la noche a un estado creativo diferente?

Fernan Birdy: No sé; algo tiene la noche que potencia mi creatividad. Me siento en un estado diferente a cuando compongo por el día.  Quizás es ese momento de calma tan especial, en el que todos duermen y el  espacio se llena de sueños, cuando se abren unos canales o ventanas, que facilitan la entrada de ideas y pensamientos de los que se nutre la inspiración.

También puede ser que, al haber menos intensidad de luz, se potencien otros sentidos que nos hacen más sensibles y se despiertan otras capacidades que aumentan la imaginación, la sugestión y la percepción.

Y no olvidemos que a quienes nos fascina e inspira el universo, tras el ocaso comienza ese maravilloso espectáculo donde, al mirar hacia arriba, podemos deleitarnos con el inmenso e imponente tapiz de colores que nos muestra la hermana luna, las estrellas, planetas, constelaciones, luces, destellos, todo en un continuo eterno y vivo movimiento. Hace unos años pude saborear y disfrutar de una manera más grandiosa este espectáculo, cuando pasé toda una noche tumbado entre las dunas del Sahara, acurrucado y envuelto en unas mantas, mirando como se movían las estrellas en su tránsito cósmico... en fin, una experiencia que ahora repito todos los años y que recomiendo a todo el mundo. Es una experiencia que no se puede describir; hay que vivirla.

También recuerdo, como he contado antes, los meses que estuve componiendo el álbum Space Music, en el estudio que tengo en el campo. Dormía por el día y cuando llegaba la tarde salía a pasear y ver cómo el Sol se escondía entre las montañas y comenzaba ese espectáculo de luces y colores, hasta que la noche se adueñaba del cielo. Entonces comenzaba mis sesiones nocturnas de composición. 




Músicas a lo lejos: En tu música siempre aparecen sugerentes motivos melódicos, ¿crees que la melodía es el principal recurso para transmitir tus emociones?

Fernan Birdy: Creo que la melodía, junto a los sonidos, es un enigma propuesto a nuestro espíritu. Siento que este enigma oculta la llave de la liberación espiritual. También reconozco que yo, como compositor, paradójicamente conozco menos que nadie el verdadero mensaje de estas melodías que surgen y se sirven de mí.

Sólo la melodía que no busco o que no persigo es la que me atrapa. Es una melodía que surge y vibra en mi interior. Siempre aparece en su secuencia completa, y cuando lo hace, siento que debo repetir ciertas notas; a veces insistentemente, como si de un mantra se tratara (por eso le doy mucha importancia a la repetición), pero se trata de un proceso interior vivo, no de una repetición mecánica. Cuanto más interioricemos la melodía, cantándola menos con los labios que con la voz interior, mayor es la transmisión y lo que esta remueve emocionalmente, aunque me resulta difícil explicarlo. 

A lo mejor es importante saber que aprendí a construir melodías y a componer música de una forma autodidacta, sin ser consciente de mi evolución y aprendizaje. Mi acercamiento a la música fue una atracción y un acto de libre elección, con lo que a la hora de hacer melodías y de componer canciones, funciono de manera natural; quiero decir, que no me esfuerzo en descubrir los motivos, el desarrollo, su organización arquitectónica, estructura...  simplemente dejo salir lo que hay dentro de mí de una manera sencilla y directa. Sé que mi música es muy sencilla y liberadora, al menos para mi; pero tengo claro que la música no debería de ser o existir solo para los melómanos, profesionales, o eruditos; esta aquí o existe para que todo el mundo pueda disfrutarla, pura y simplemente. 

También  pienso que no sólo es importante la melodía; a veces con un simple sonido o unas texturas, atmósferas y efectos sugerentes, se puede conseguir que broten lágrimas; esas dulces o dolorosas lágrimas que nos caen cuando nuestras emociones se llenan de ¡Dios sabe qué! y explotamos en éxtasis, regocijo, placer o cualquier otra intensa emoción. Un ejemplo de todo esto que trato de explicar con palabras y que tan difícil resulta, lo podéis escuchar en la música de mis videos Voices from the horizon y A message to humans,  que tengo alojados en Músicas a lo lejos y en youtube. En estos podréis comprobar estas dos maneras de sugerir el mensaje, con una melodía muy clara, sencilla y directa o a través de sonidos que forman una maraña de atmósferas, texturas y efectos.  




Músicas a lo lejos: Quieres conocer el mundo que te rodea y como consecuencia escapas hacia otras partes del mundo a descubrir cosas nuevas. ¿Qué encuentras fuera? ¿En qué parte del mundo te identificas más con tu propia personalidad  y cómo canalizas todas esas sensaciones para luego plasmarlas en tu música?

Fernan Birdy: Es otra de mis grandes pasiones. Viajo como un autentico aventurero, nunca viajo a través de las agencias de viajes, ni siquiera me  preparo e informo del lugar a donde me voy a perder; aunque esto me ha llevado a meterme en algunas situaciones de riesgo, sobre todo en áfrica.

Desde pequeño siempre me ha fascinado viajar. A los dieciséis años ya comencé a sentir la maravillosa experiencia de desplazarme de un lugar a otro. Al principio eran con mi flamante moto Guzzi: esa sensación de libertad que da sentir el aire, sin techos ni paredes, descolgando tu cuerpo de un lado y a otro...  es como volar. Me perdía por innumerables pueblecitos, en las montañas de Pirineos, viajes por toda España. Embarcaba todos los años la moto y me iba a Ibiza a bucear en sus ricas y mágicas aguas. Luego fueron viajes a Francia, Italia, Suiza, Inglaterra... hasta que hace unos cuantos años fui por primera vez a áfrica y experimenté unas sensaciones diferentes, sobre todo en el desierto del Sahara, o en Ourika Valley. En fin, cada vez los contrastes son más espectaculares. En un futuro me gustaría ver auroras boreales al norte de Noruega, el Gran Cañón del Colorado, el Serengeti… También llevo la idea de viajar este año a India, Tibet, Hong Kong... ¡y la lista es interminable!

Mis viajes no son de escapada ni de búsqueda ni de turismo. Mis viajes, más bien creo que son de explorador; nunca sabes qué va a suceder en el próximo minuto. Son de sorpresa; en todos aprendes grandes lecciones, suceden cosas inesperadas, no dejas de sorprenderte, son de emociones y sensaciones de una intensidad desbordante. Mis viajes son de ricas experiencias.

Me he metido dentro de glaciares en Suiza, he visto Europa a vista de pájaro, desde el imponente Jungfrau. Me he perdido en el bosque, en el desierto. Estás meditando en un profundo y magnético agujero formado entre las dunas del desierto y de repente se forma  a lo lejos una pantalla rojiza en el cielo y en segundos te ves envuelto en una tormenta de arena en la que no puedes ver mas allá de dos palmos. En aquél mismo viaje casi me pica una víbora cornuda del desierto. Conseguí grabarla en un video que cuando lo veo en ocasiones junto a mi familia se me ponen los pelos de punta. En fin, he pasado de una manera extrema frío, miedo, sed, hambre... ¡Me encantan! Esas sensaciones tan intensas me hacen sentir muy vivo.

Estoy seguro de que todas las experiencias y sensaciones que  he tenido y que tengo durante los viajes son una inmensa fuente de inspiración y, de alguna manera natural, no premeditada, sutilmente me influirán a la hora de crear o de componer música.

Sobre en qué parte del mundo me identifico más con mi propia personalidad, tengo muy claro que de momento siempre regreso a mi tierra, con mi familia, amigos... y confieso que me encanta vivir cerca del mar, pasear por la Malvarrosa, el barrio del Carmen o Ruzafa, las huertas de la carretera Malilla. Valencia es encantadora.




Músicas a lo lejos: ¿Cómo son las metas que te impones? ¿Son a corto o largo plazo? ¿Cuál es tu próxima meta?

Fernan Birdy: Pues no suelo imponerme metas; vivo el momento. Voy plasmando las ideas que me van surgiendo.

Trabajo en un armonioso y perfecto caos, con muchos proyectos y discos a la vez. Ahora mismo estoy grabando canciones o sesiones que guardo en carpetas con los nombres de lo que serán discos para un futuro cercano: Voices from the horizon, Beings of light, Zona lunar. Además de otros trabajos más comerciales en la línea relax: Spiritual life y Spring.

Mi sistema de trabajo siempre ha sido el mismo: editar sonidos, experimentar con programas o cacharros electrónicos, crear sesiones de improvisación por puro placer, con el objetivo de grabar y trabajar en algún disco o proyecto nuevo, escuchar ideas que grabo y almaceno en el disco duro para el futuro, preparar material para montar videos... y desde que tengo la editorial, pues tengo que dedicar mucho tiempo a la edición gráfica, diseño de portadas, catálogos, carteles, visitar tiendas, registrar temas, subir temas y carátulas a la web donde vendo, reuniones, estudiar inglés, hacer mis practicas de tai chi, yoga, meditación...

También quiero dedicar algo más de tiempo a mis otras pasiones como la pintura, que como he dicho antes, después de el largo tiempo de aprendizaje y de duro trabajo y proceso mental de comprensión, técnica, prueba error, ya me siento a gusto, libre y preparado para disfrutarla como me sucede con la música.

Lo mismo sucede con la fotografía y la escultura, a la cual admiro por su plasticidad. Me encanta sentir la tierra entre mis manos !Sí! Sin ir más lejos, la semana pasada estuve trabajando en una escultura que subiré muy pronto a mi página, que por cierto también debo actualizar, pues hace más de cinco años que no la reviso. En fin, como veis, no sé lo que se siente y experimenta cuando uno está aburrido.

Me gustaría, para un futuro, juntarme con mis colegas músicos para preparar y compartir sesiones y actuaciones en vivo. Porque, al igual que en la vida, los viajes y  la música, si se comparten saben mejor.




Músicas a lo lejos: ¿Quieres ampliar algún aspecto que consideres de importancia?

Fernan Birdy: Sí. Quiero dar las gracias personalmente a los que habéis hecho posible, a través de un magnífico trabajo, esfuerzo y entrega, este proyecto que nos reúne. Mil gracias por la oportunidad que nos brindáis a todos los creadores por dejar expresarnos a través de vuestra criatura Músicas a lo lejos. Gracias por existir. 




Músicas a lo lejos: Aquí dejamos a Fernan Birdy, un autor que seguirá trasmitiéndonos por siempre todas esas sensaciones que él muy bien sabe canalizar a través su  música, aquí en este espacio, y junto a la gente que comparte sus inquietudes, nos propone seguir abierto a cualquier vía que facilite el contacto directo y cercano con todos aquellos que valoramos su trabajo y su proyección artística a lo largo de todos estos años; y también por supuesto, a todos aquellos que desean descubrir más sobre la figura de este gran artista.




[Enero, 2012]




¿QUIENES SOMOS?    MAPA    INICIO    PODCAST    AVISO LEGAL    CONDICIONES DE USO    CONTACTO