Haalizarb
 
 


Haalizarb

electrónica, épica
[ref: MAL0201 - 1.998]

Escuchar música en los momentos de introversión suele ser una constante en nuestras vidas. Componerla en esa situación es un privilegio. Esta obra está inspirada en todo aquello que, en algún momento, nos resulta inalcanzable; es una historia sonora extraída del fracaso; un homenaje a los sueños que jamás llegan a realizarse.

Haalizarb es una pausa para tomar aire; es un viaje interior; es una invitación a la reflexión y la meditación. A lo largo de sus 55 minutos podemos disfrutar con sus melodías o desaparecer junto a sus armonías. Haalizarb es un castillo en las nubes; es todo y no es nada porque normalmente las cosas más insignificantes son las que mejor recordamos.

Ya puedes comprarlo en Músicas a lo Lejos.


1.- Un castillo en las nubes (03:59)
2.- Ensayos de paz (01:08)
3.- Ascensión (01:44)
4.- Juegos de agua (01:14)
5.- Regreso al interior (07:31)
6.- El museo de almas (02:25)




7.- Amanecer (03:25)
8.- Recordando a los nuestros (03:23)
9.- El pináculo de la vida (06:19)




10.- Vuelo hacia la libertad (02:57)
11.- Cuando es preciso soñar (05:08)
12.- El jardín secreto (01:12)
13.- Cerca de la nada (01:27)
14.- Redención (05:01)
15.- Un nuevo comienzo (08:30)



Entrevista

Hacia finales de milenio, Lethave Plank grabó la obra que sería el punto de inflexión en su carrera. Hubo un antes y un después pivotando alrededor de esta grabación y que le llevó incluso a reconsiderar la dirección que iba a llevar su obra desde ese momento.

Haalizarb fue un paso importante en la carrera del autor y era de esperar que las implicaciones que éste tuvo iban a ser importantes en su futuro.




Músicas a lo lejos: ¿Cuándo grabaste este disco?

Lethave Plank: Compuse y grabé Haalizarb en 1.998. Llevaba diez años progresando musicalmente, investigando tímbricas, extendiendo la longitud de las  piezas, desde los típicos tres o cuatro minutos, hasta desarrollos cercanos a doce, quince e incluso veinte minutos; pero hasta la fecha sólo tenía un puñado de piezas inconexas, y Haalizarb supuso el primer intento por trabajar en una obra completa cuyo concepto se presentara en algo menos de una hora de duración.

Con todo esto y los medios precarios de que disponía entonces, es fácil suponer, y de hecho es evidente al escuchar el disco, que el sonido no es todo lo correcto que a mi me hubiera gustado, y revela cierta ingenuidad contrapuntística, pero por otro lado es la obra a la que más cariño tengo de todas las que he grabado hasta ahora. Fue un salto cualitativo en mi evolución personal y musical, y si bien es cierto que el último empujón que necesitaba para animarme llegó en forma de empresa editorial, en la que estaba directamente implicado, ya sentía la necesidad de involucrarme en un disco propio de larga duración.

Al final se quedó en la estantería de proyectos malogrados por no encajar en los parámetros que exigía el sello, pero por suerte sí que parece encajar en Músicas a lo Lejos, y aquí he encontrado divulgación.




Músicas a lo lejos: ¿Lo grabarías de nuevo?

Lethave Plank: Lo he pensado muchas veces, pero más que empezar de nuevo, preferiría trabajar sobre las pistas para lograr un mejor sonido. Volver a grabarlo supondría crear una obra diferente, nueva, y eso no me parece justo con la obra original ni el esfuerzo invertido en ella. El problema es que mi método de trabajo no es del todo ideal, porque combino partes perfectamente secuenciadas y departamentadas con otras improvisadas, grabadas directamente en audio, y eso implica que ciertas pistas se hayan perdido irremediablemente. Sería un trabajo laborioso, lleno de incertidumbres, para el que no dispongo de la motivación necesaria dada mi situación actual personal y profesional; con decirte que incluso estoy teniendo problemas para grabar material nuevo…

Y de todos modos, tampoco hay que ser tremendistas. Para el año en que se grabó, quizá debiera exigirse algo más en casi todos los aspectos, pero aun así me parece bastante digno como para disfrutarlo en toda su plenitud.

En cualquier caso, lo que más me atrae ahora es grabar una segunda parte. En realidad, tengo en mente formar una trilogía basada en cuentos de carácter épico o mitológico.

Por otra parte, no quisiera dar la sensación de tener dificultades en superar mi propia obra. Creo que hay que mejorarse en cada nueva actividad y permitir que exista un flujo de intenciones y perspectivas a medida que comienza la fase de penetración en el mercado; y como puede deducirse, tampoco siento la menor presión por parte de la industria musical. Por eso me gustan estos estilos, ahora tan anacrónicos.




Músicas a lo lejos: ¿En qué te inspiraste?

Lethave Plank: Me gusta crear historias que luego son base para componer música; usar motivos que requieren un trabajo previo de documentación, o directamente buscar información acerca de un suceso histórico concreto. En este caso concebí una leyenda sobre una fortificación construida en unas imaginarias tierras altas, próxima al cielo.

En realidad hay una simbología que subyace, mediante la que pretendo expresar las sensaciones y estados mentales que provocan las cosas inalcanzables.

Por eso, en el disco se suceden pasajes de siete u ocho minutos de duración, con desarrollos complicados, distantes, reflexivos, junto a otros de poco más de un minuto, donde la presentación, crecimiento y conclusión son casi la misma cosa y que pueden equivaler a esos pequeños momentos que atesoramos y que acaban teniendo un valor especial. Y esto, sumado a que las piezas se funden unas en otras, la sensación de continuidad e invitación a meditar cada paso están presentes a lo largo de todo el minutaje. ¿Quién no ha deseado durante su vida alguna utopía?




Músicas a lo lejos: ¿Tienes pensado publicar ese cuento?

Lethave Plank: No está pensado para ser leído, ni mucho menos para ser publicado. Se trata de la creación de un entorno que me facilitara un punto de partida para la interpretación musical. No es una novela estructurada con un hilo argumental cerrado, sino más bien un conjunto más o menos fragmentado de ideas.

Me siento cómodo con el aspecto brumoso, indefinido y abierto de una obra. Me gusta la sensación de transitarla constantemente y poder elegir perspectivas diferentes a cada escucha. Pienso que es una situación muy inspiradora.




Músicas a lo lejos: ¿Lo has tocado en directo?

Lethave Plank: He incorporado algún corte de manera ocasional, pero nunca lo he interpretado como una obra completa. No puedo permitirme contratar músicos que preparen mi obra para proyectar una gira ni gente dispuesta a estudiar mi obra por placer o voluntad.

Lo entiendo perfectamente; durante toda mi carrera, y de todas las formaciones en las que he participado, nunca he disfrutado realmente al preparar obras ajenas ni he logrado un enriquecimiento personal suficientemente importante como para permanecer en cada proyecto más allá de unos meses o pocos años. Prefiero la transcripción y el estudio en mi laboratorio, apartado del contacto humano.

Supongo que en este país hay un problema de enfoque generalizado por el que nos cuesta tanto agrupar fuerzas de una manera u otra.




Músicas a lo lejos: El disco tiene un sonido muy característico.

Lethave Plank: Sí, suena muy Roland, muy brillante; y con un poco de ruido también por usar parte del equipo de manera incorrecta o de gama baja. La mayoría de los sintetizadores que aparecen en el disco son de ese fabricante, aunque también utilicé otras marcas, además de equipo analógico.

Está grabado y arreglado vía MIDI y volcado directamente a un archivo de audio estéreo convencional en soporte DAT. Para añadir coloratura y cierta polifonía que algunos sintetizadores no podían ofrecer, grabé una pista adicional en analógico que se mezclaba con el volcado final previamente filtrada a través de una batería de efectos. Había momentos que tenía la sensación de tener todo el trabajo pendiente de hilos que podrían romperse en cualquier momento. Esas eran las posibilidades de que disponía entonces. Por fortuna todo salió bien. Casi todos los sonidos fueron programados a propósito para la ocasión.




Músicas a lo lejos: ¿Está editado?

Lethave Plank: Está preparado para editarse. Se registró por piezas y se preparó todo el material para enviar a fábrica.
Finalmente no llegó a entrar en fábrica.

También he de reconocer que influyeron mucho las primeras críticas; bastante frías. No suelo ser permeable a los comentarios sobre mi obra, especialmente a partir de aquél momento, pero tengo una serie de personas a mi alrededor en quienes tengo total confianza y les facilito mis trabajos antes de divulgarlos. Ellos no consideraron que el producto final estuviera afortunado y aquello me llevó a replantearme seriamente mi carrera y explorar otros universos sonoros alejados de la tonalidad y ser mucho más exigente y reservado con las composiciones.




Músicas a lo lejos: ¿Has buscado la soledad?

Lethave Plank: Schopenhauer decía que la soledad es el patrimonio de las almas extraordinarias. Yo la he buscado pero no la he encontrado. Vivo en un área metropolitana con alta densidad de tráfico; y eso es algo que, a la fuerza, e interiorizado y llevo siempre conmigo.

Por eso supongo que, más que reflejar tranquilidad, reflexión o introspección, Haalizarb describe el camino en busca de esos conceptos.




Músicas a lo lejos: Te declaras racional pero los títulos de Haalizarb tienen unas evidentes connotaciones espirituales.

Lethave Plank: Imaginaba que me preguntarías esto. Creo que tu interpretación está condicionada por un bagaje cultural impregnado de religión. Entiendo que esto también puede pasarle al público y lamento si he sido poco cauto en ese sentido. La idea original de alma, por ejemplo, es un concepto que se refiere a la capacidad de movimiento de los seres animados. Para mí tiene más que ver con la vida misma que con un principio inmaterial y consciente, como puede ser el espíritu en la tradición religiosa.

Haalizarb no es un acto de contrición ni una liturgia devocional. Haalizarb es una mirada interior, un examen de conciencia, un intento por seguir adelante a través de un ejercicio reflexivo. No pretendo elevar la mirada hacia un plano superior, precisamente porque se trata de superar las frustraciones y no de magnificarlas.

Sí que podríamos hablar de un aspecto onírico. Cuanta mayor riqueza interior poseemos, mayor tendencia a la introspección y al onirismo. Aquí sí que tengo la sensación de una buena conexión con el público, pues me consta que aquellos que disfrutan de estos estilos musicales tienden a poseer unas cualidades interiores que les facilitan la creatividad y la ensoñación.




Músicas a lo lejos: ¿Te resultó sencillo grabarlo?

Lethave Plank: En cierto modo sí lo fue. Era consciente y asumía el equipo con el que contaba, de manera que lo utilicé como mejor supe sin esperar milagros.

En el ámbito de la composición, la cosa fue distinta. Para mí, la creación es un proceso bastante doloroso. Soy un tipo muy cerebral, y eso, lejos de enriquecer mi obra, la condiciona. Invierto mucho tiempo programando sonidos, componiendo, probando arreglos, interpretando, reinterpretando… para luego desechar la mayor parte del trabajo, si no todo.

Por eso, cuando he acumulado un bagaje de experimentación en una dirección concreta, intento grabar basándome en las sensaciones acumuladas, acechando el equilibrio entre la improvisación y el academicismo, buscando un resultado fresco y honesto. Me cuesta mucho estar satisfecho de mi trabajo, pero hay algunos pasajes donde sí que encuentro un gran sosiego.




Músicas a lo lejos: ¿Qué lugar ocupas en la música electrónica?

Lethave Plank: Cualitativamente sería una desfachatez valorar mi propia música y autoproclamarme. Cuantitativamente espero que Músicas a lo Lejos me ayude a encontrar un lugar, acompañado por otros artistas con los que comparto inquietudes semejantes.

Actualmente, la reducción de costes ha eliminado algunos filtros que limitaban el acceso tecnológico a músicos de talento. Ha sido una democratización de la tecnología que ha ayudado a descubrir músicos que ahora pueden formar parte de colectivos más fuertes y sólidos.

Ahora lo difícil es destacar dentro de ese universo de propuestas dispares, y aunque internet es una herramienta importante para la divulgación, todavía sigue siendo muy caótico todo. Es complicado descubrir nuevas referencias; al final siguen siendo las mismas de hace veinte o treinta años, quizá recicladas, y pienso que es momento para una renovación generacional. En cualquier caso, poder encontrar gente con quien compartir experiencias y consejos, ya sean músicos o simpatizantes, es motivo suficiente como para agradecer el lugar en el que me encuentro actualmente.




Músicas a lo lejos: ¿Crees que éste estilo se aprecia ahora también?

Lethave Plank: Claro. La gente que escuchaba este tipo de música hace veinte años, la sigue escuchando también ahora, igual que lo hago yo mismo. Y las nuevas generaciones, por el fácil acceso a la cultura, tienen un bagaje cultural acumulado que les sirve para cotejar con más referencias. Al final cada uno se queda con lo que mejor conecta, sean cuales sean las ofertas.

Lo importante es poder llegar a la audiencia y obsequiarle una obra atractiva. Con tanta oferta de calidad es difícil, pero esa es nuestra profesión. Sin embargo, para terminar un disco en condiciones reales para sobresalir es necesaria una dedicación absoluta, como hace cualquier profesional en su ámbito, y esto está siendo verdaderamente complicado si la música no permite vivir únicamente de ella.




Músicas a lo lejos: La ausencia de ritmos marcados os aleja de cierta audiencia.

Lethave Plank: Todas nuestras composiciones son rítmicas y tonales; lo que no hacemos es marcar tiempos de manera explícita porque consideramos que sólo se trata de un recurso musical y no queremos abusar de él.

Marcar el compás es ofrecer demasiada información, evitando que la audiencia tenga la oportunidad de involucrarse creativa, emocional e incluso intelectualmente. Por eso las piezas de ritmo evidente están destinadas a situaciones concretas (no a audiencia concreta) y claro, nosotros no estamos pensando en ese mercado.

De todas maneras, se pueden encontrar piezas rítmicas y progresivas en los diversos discos agrupados en Músicas a lo Lejos. A pesar de tener una línea musical bastante definida, no somos un colectivo dogmático y no se coarta la inspiración a ningún colaborador.




Músicas a lo lejos: ¿Crees que hay una evolución natural a la acústica?

Lethave Plank: El sentido comercial de los sintetizadores ha hecho que los fabricantes los fueran dotando cada vez más de emulaciones de instrumentos acústicos. Ya sucedía con las primitivas cuerdas, bajos y metales analógicos, y se disparó con la PCM y la posibilidad de mantener muestras grabadas en la memoria del sintetizador digital.

Es inevitable que, teniendo estas posibilidades, acabas usándolas. Yo mismo lo he hecho en este disco y no me arrepiento. Me considero un músico electrónico, incluso bastante purista en ese aspecto, pero no voy a renunciar a la posibilidad de incluir sonidos acústicos si la composición lo requiere, ni voy a despreciar el trabajo de otros igualmente.

No creo, por tanto, que haya una evolución en ese sentido. Cada músico elige las herramientas con las que quiere trabajar y es una suerte que cada día el número de éstas aumente y se especialice.




Músicas a lo lejos: ¿Queda espacio para las emociones?

Lethave Plank: Absolutamente. La música no es un arte descriptivo; es pura intencionalidad. Crear música permite llegar al espacio sutil de las emociones.

Me parece un gran error agrupar las emociones en cuatro o cinco grandes bloques. Es inmaduro y propio de ciertos estilos musicales enfocados al público adolescente. ¡Qué educación les estamos dando a los chavales!

El universo emocional que la música puede ofrecernos es infinito, y el músico tiene la obligación de explorarlo para mostrarnos, en cada composición, nuevas posibilidades. Ese es nuestro trabajo y pienso que es maravilloso.

Quien quiera acomodarse en un microespacio de emociones primarias está en su derecho, pero ha de saber que tiene un serio problema de crecimiento personal.




[Septiembre, 2004]

¿QUIENES SOMOS?    MAPA    INICIO    BLOG    PODCAST    AVISO LEGAL    CONDICIONES DE USO    CONTACTO